Se encuentra en medio de la Costa Brava, una pequeña ex comunidad de pescadores con el mar al frente y la Mata Atlántica al fondo. Hasta algunos años Taquaras era menos frecuentada que las demás playas de Balneário Camboriú, pues el mar no siempre ofrece condiciones ideales para baño. En los últimos años, con la conclusión de la carretera Interpraias, muchas residencias de vecinos fijos fueron construidas en aquella playa, mejorando la oferta de resturantes y comercio que sin embargo todavía es limitada.

En Taquaras se encuentra la Ponta do Santinho, un minúsculo espacio de arena, aislado por los costones de piedra y con una sombra natural de los árboles que se proyecta desde la ladera del cerro. Bajo el agua azul está oculta una rica flora y fauna acuática, ideal para buceo de observación. El lugar es una piscina natural, recomendable también para niños, con las enormes piedras del costón proporcionando buenas inmersiones.

Share This